¿Es bueno escribir solo pensando en los concursos?

BLOG

¿Es bueno escribir solo pensando en los concursos?

Esta es una pregunta que, obviamente, tiene muchas respuestas, y de la más variada índole. Las respuestas estarán relacionadas con varios factores, entre ellos: motivación, temática, reconocimientos a la obra escrita, premios quizás, trascendencia en el tiempo tal vez, ganar concursos. Uno de estos factores, sin duda, primará entre todos. ¿Cuál? Es difícil saberlo, cada escritor es un mundo interior muchas veces indescifrable respecto a las intenciones que lo llevan a escribir.

Sí debes tener presente que no se debe escribir pensando en tal o cual concurso. Eso es fatal, pues condiciona al escritor(a) a plazos, cantidad de páginas, formatos, etcétera, lo que de una u otra manera tiene efectos sobre la obra en cuestión, quitando fluidez a la creación y llevando a la imaginación por caminos que limitan. No existe una forma única para escribir un libro, pero sí hay algo que siempre debe mantenerse, y eso es la libertad en el tiempo. El(la) escritor(a) debe darse el tiempo suficiente para revisar y escribir desde la mayor naturalidad posible, sin presiones ni mirando a cada rato el calendario de cierre de algún concurso.

“Tenía muchas cosas que decir en esta obra, pero no pude, el tiempo de presentación del manuscrito jugó en mi contra”, seguramente ha dicho más de algún escritor(a). Que a ti no te pase. Si estás convencido que tu libro es importante o puede llegar a ser importante, tómate el tiempo suficiente, concursos podrá haber muchos, pero una vez publicado un libro y ya en manos de los lectores, no hay vuelta atrás.

¡Comparte lo que te gusta!

Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Crítica literaria, ¿una amenaza?

BLOG

Crítica literaria, ¿una amenaza?

Publicar un primer libro conlleva varios riesgos: poca venta, erratas, mala distribución y no saber cómo enfrentarse a la crítica literaria, una amenaza permanente según muchos escritores. Quien publica un libro debe tener claro que una crítica literaria, sea favorable o negativa, es solo una opinión sobre la base de una lectura muy personal. Existen críticas constructivas y otras destructivas, incluso muchas realizadas con mala leche. De las primeras el autor debe sacar provecho, reflexionar acerca de los puntos abordados y de lo que se pueda mejorar de ellos; las segundas, lo sensato es asimilarlas con calma, sin caer en la amargura de sentir que todo se ha hecho mal. Releerlas y cuantificarlas de acuerdo con sus méritos o desméritos, luego decirles adiós. De lo contrario se corre el riesgo de quedarse pegado y no avanzar, anquilosándose en un auto cuestionamiento permanente.

«Quien publica un libro debe tener claro que una crítica literaria, sea favorable o negativa, es solo una opinión sobre la base de una lectura muy personal«.

La crítica literaria no debe temerse ni tenerse por una amenaza. No. Aunque venga de un afamado crítico de algún medio de relevancia nacional. El(la) escritor(a) deberá convivir con ella siempre. Además, es pasajera, no mata, puede ser vociferante pero no mata. Usted siga adelante, sin temores ni trancas, proceda ante la página en blanco con soltura, sea usted mismo y, sobre todo, sea usted su propio crítico. Ese es el santo remedio ante la crítica externa. Ahora, si la crítica es buena, no se entusiasme ni se considere una estrella en el firmamento, sea cauto, como cuando va a cruzar una calle…, podría venir un vehículo que no respete las luces rojas, y eso sí mata.

¡Comparte lo que te gusta!

Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!

Tú y el éxito de tu trabajo literario son nuestro norte. Síguenos en redes sociales y suscríbete a nuestro newsletter, descuentos y contenido relevante para tu manuscrito te esperan.