Los límites de un(a) editor(a), ¿hasta qué punto puede intervenir un texto?

BLOG

Los límites de un(a) editor(a), ¿hasta qué punto puede intervenir un texto?

Cuando un autor presenta su manuscrito a una editorial, inevitablemente se enfrentará a un(a) editor(a) que leerá su obra para aprobar o rechazar su publicación. De haber una respuesta positiva y sin observaciones, sería de no creerlo, casi un milagro, pues que esto suceda es casi imposible; siempre los(as) editores(as), en caso de aceptar publicar una obra, exponen una o varias observaciones que discuten con el(la) autor(a), no siempre llegando a un acuerdo, lo que muchas veces termina con la no publicación del libro. No son pocos los(as) autores(as) que consideran que las propuestas de los(as) editores(as) sobrepasan, en reiteradas ocasiones, el límite de hasta dónde pueden intervenir un texto.

Muchas veces los(as) editores(as) piden excluir o reescribir parte de una novela, o eliminar versos de un poema o sencillamente eliminar el poema completo. Otras veces intervienen en las características de tal o cuál personaje de la narración. También pueden proponer adecuar la trama a lo que está más de moda o incluso proponer cambiar el final de un cuento o novela. Aceptar o no las propuestas de un(a) editor(a), que pueden ser de forma y de fondo, será siempre una decisión a la que los autores se verán enfrentados cuando presenten sus manuscritos a una editorial, salvo que opten por la auto publicación.

¿Pueden mejorar una obra ya escrita las indicaciones o “correcciones” de un(a) editor(a)?

En lo formal quizás sí, en lo ortográfico, la tipografía y cosas menores, sí. ¿En el estilo del autor(a)? Puede que sí y puede que no, dependerá de muchos factores que tal vez vayan más allá de lo exclusivamente estilístico. Cada autor(a) tiene su impronta de escritura y motivos profundos sobre los temas que trata, por lo que no siempre es fácil involucrarse en la edición de un texto. Imagínense un(a) editor(a) que hubiese pretendido meter mano al Ulises de James Joyce o a Umbral de Juan Emar, obras de alta complejidad. ¿Qué habría resultado? La edición de un libro puede ser un acierto o un desacierto. Es el riesgo de publicar. Los límites a un editor serán siempre discutibles, pero en general necesarios, lo importante es la sinceridad y claridad en la relación editor-autor.

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Para escribir un libro, ¿basta la inspiración?

BLOG

Para escribir un libro, ¿basta la inspiración?

Cuando alguien escribe un libro, un poema, un cuento o un pensamiento, se le suele decir: “Te inspiraste”. Entendiendo esto último por un momento inesperado donde a un(a) escritor(a) le vienen a la mente sentimientos o sensaciones que lo llevan a crear un texto que refleje aquellos sentimientos (nostalgia, amor, dolor, alegría, etc.). Pero en el caso de que se desee publicar un libro con aquellos motivos, convirtiéndolos en historias, ya sea narrativas o poéticas, surge la pregunta: ¿Basta con la inspiración?

“Si no se considera una planificación, se suelen cometer errores o incoherencias, por ejemplo, en la trama. Por lo tanto, en este sentido, no basta la inspiración, se debe planificar el texto y, sobre todo, una vez finalizado, ejecutar un trabajo de revisión riguroso”.

Para escribir un libro, si bien esos momentos de inspiración suelen suceder, es fundamental el trabajo que se realice durante y después de la escritura del texto. En la etapa de desarrollo del escrito, si bien cada persona posee su propia metodología de escritura, existen procesos que deben ser considerados permanentes, como es la planificación del trabajo. Es decir, tener claro qué se quiere contar, la caracterización de los personajes, los escenarios, la trama central y las adicionales si las hubiera, entre otros aspectos a definir. Si no se considera una planificación, se suelen cometer errores o incoherencias, por ejemplo, en la trama. Por lo tanto, en este sentido, no basta la inspiración, se debe planificar el texto y, sobre todo, una vez finalizado, ejecutar un trabajo de revisión riguroso.

Otro aspecto es el gramatical. Tras haber finalizado el proceso de escritura SIEMPRE es necesario realizar un trabajo de edición, donde se revise la sintaxis y ortografía. Porque una buena historia debe ser narrada de buena manera, con frases bien construidas y claras. Incluso cuando se intenta una literatura con quiebres gramaticales y formas experimentales es necesario hacerlo correctamente. Inspiración sin trabajo no es el camino íntegro, trabajar los textos antes de darlos a conocer al público es la manera de asegurar un buen producto final, independiente de la temática o género literario que se practique.      

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl