BLOG

Los prejuicios que deben enfrentar los(as) autores(as) cuando autopublican

Cuando un(a) escritor(a) termina el proceso de redacción y edición de su obra, el paso que sigue, que es publicar, tiene dos alternativas: optar por presentar su escrito a una casa editorial y que esta decida invertir en el libro; o autopublicar, ya sea con un sello editorial propio, con un nombre de fantasía, o utilizando las plataformas de autopublicación que hoy la web nos ofrece.

Al decidirse por la primera opción, generalmente, los(as) autores(as) tienen la ilusión de que una gran casa editorial los publique, los(as) descubra, que apueste por ellos(as) y así conseguir que el libro esté al alcance de los(as) lectores(as). Sin embargo, muchos(as) quedan esperando respuesta. Las razones pueden ser varias: criterio editorial, estudio de mercado negativo, etc. Pero esa obra sigue allí, esperando a que otros(as) la conozcan. ¿Qué salida le queda a ese(a) autor(a)? La más cercana y la más pronta es la autopublicación, en particular publicar en aquellos sitios disponibles en internet como KDP de Amazon, LULU.com, entre otros.

Mitos del sector editorial y literario

Quienes optan por la autopublicación se topan con varios prejuicios. El más común y segregador proviene de aquellos(as) lectores(as), escritores(as) y profesionales de la industria editorial que creen que, si una obra no es publicada por los canales habituales, como sería, por ejemplo, una casa editorial, ese texto no cuenta con la calidad suficiente, y piensan que este recurso es utilizado por los(as) “malos(as) escritores(as)”. Pero la historia de la literatura ha demostrado que esta connotación negativa es errónea y prejuiciosa, puesto que son innumerables los(as) autores(as) que han autopublicado y han sido exitosos(as) con sus proyectos literarios. Algunos ejemplos: Edgar Allan Poe, Jean Austin, Virginia Woolf, James Joyce, Isaac Asimov, Jorge Luis Borges, Margaret Mitchell, J. K. Rowling. ¿Acaso son ellos(as) sospechosos(as) de escribir mala literatura?

Hoy, la autopublicación convoca a un amplio abanico de autores y autoras que aspiran poder mostrar sus libros a sus futuros(as) lectores(as). Lo importante es que ese(a) autor(a) invierta en un(a) buen editor(a) que revise tu texto, y que cuente con un plan de comunicaciones y de difusión (creación de blog, sitio web, redes sociales, presentación de libros en físico y virtuales, etc.) para dar mayor y mejor visibilidad a su libro y conseguir ventas. Sugerimos revisar nuestros artículos anteriores donde hacemos sugerencias y recomendaciones para autores(as) que recién se embarcan con su primer libro.

Otro prejuicio que podemos encontrar es que se piensa que solo autores(as) de novela o cuentos tendrán más éxito en la autopublicación, especulación también errada, ya que la variedad de contenido y de géneros que podemos encontrar en la autopublicación es diversa. Son muchos los(as) lectores(as) que consideran que hay escritores(as) de calidad en la autopublicación.

Talento hay, depende de cada autor(a) el cómo aprovecha los espacios que internet hoy ofrece.

¡Comparte lo que te gusta!

Una respuesta a «Los prejuicios que deben enfrentar los(as) autores(as) cuando autopublican»

  1. Efectivamente, la autopublicación no es sinónimo de «mal escritor», todo lo contrario, más bien refleja a un escritor que en su ser interno siente que «algo tiene que decir» , y la necesidad de que «este algo» (sus relatos) sean leídos a través de cualquier medio.
    Para algunos será muy importante que sus escritor generen ganancia, lo que es legítimo, para otros, lo importante ( por sobre todo), será ser leídos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!

Tú y el éxito de tu trabajo literario son nuestro norte. Síguenos en redes sociales y suscríbete a nuestro newsletter, descuentos y contenido relevante para tu manuscrito te esperan.