El primer autor literario del mundo fue… una mujer

Espacio del Editor

El primer autor literario del mundo fue… una mujer

En la foto: Enheduanna fue hija de uno de los primeros emperadores en la antigua Mesopotamia, rey acadio Sargón I, y fue la primera persona reconocida por producir una obra literaria propia.

Ante esta pregunta, muy pocos, o casi nadie quizás, se remonta más allá de la Grecia de Homero, a los Vedas de la literatura india, a textos chinos del siglo XI a.C, o a la Epopeya de Gilgamesh, el famoso texto épico que data de poco antes del 2000 a.C., y cuya versión más completa fue conservada en tablillas de arcilla, con escritura cuneiforme, en la biblioteca del rey asirio Asurbanipal. En todo caso, si bien la literatura sumeria y acadia son las más antiguas del mundo, la Epopeya (o Poema) de Gilgamesh, es de carácter anónimo. No existen pistas de autor o autores, o de autora o autoras.

Si queremos saber quién fue el primer autor que firmó sus obras con su nombre, debemos remontarnos a Mesopotamia durante el siglo XXIII a.C. para encontrarnos con Enheduanna, poeta, princesa y sacerdotisa hija del rey acadio Sargón I, que reinó en la legendaria ciudad de Ur. Fue Enheduanna la primera en firmar obras literarias con su nombre (o título de acuerdo con estudios, que significa “adorno del cielo”).

Obras escritas en cuneiforme

Enheduanna fue ella la primera autora del mundo. La poeta vivió entre los años 2285 y 2250 a.C., dejando obras como Himnos del templo sumerio y Exaltación de Innana, de alto reconocimiento en la sociedad que le tocó vivir. Su influencia fue importante considerando su cargo de Suma Sacerdotisa del dios Nannar (personificación de La Luna), que también implicaba cuestiones políticas. En cuanto a Innana, alabada en la obra de Enheduanna, era la diosa del amor, principalmente, aunque también se la asociaba a la guerra en el sentido de protectora.

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Los límites de un(a) editor(a), ¿hasta qué punto puede intervenir un texto?

BLOG

Los límites de un(a) editor(a), ¿hasta qué punto puede intervenir un texto?

Cuando un autor presenta su manuscrito a una editorial, inevitablemente se enfrentará a un(a) editor(a) que leerá su obra para aprobar o rechazar su publicación. De haber una respuesta positiva y sin observaciones, sería de no creerlo, casi un milagro, pues que esto suceda es casi imposible; siempre los(as) editores(as), en caso de aceptar publicar una obra, exponen una o varias observaciones que discuten con el(la) autor(a), no siempre llegando a un acuerdo, lo que muchas veces termina con la no publicación del libro. No son pocos los(as) autores(as) que consideran que las propuestas de los(as) editores(as) sobrepasan, en reiteradas ocasiones, el límite de hasta dónde pueden intervenir un texto.

Muchas veces los(as) editores(as) piden excluir o reescribir parte de una novela, o eliminar versos de un poema o sencillamente eliminar el poema completo. Otras veces intervienen en las características de tal o cuál personaje de la narración. También pueden proponer adecuar la trama a lo que está más de moda o incluso proponer cambiar el final de un cuento o novela. Aceptar o no las propuestas de un(a) editor(a), que pueden ser de forma y de fondo, será siempre una decisión a la que los autores se verán enfrentados cuando presenten sus manuscritos a una editorial, salvo que opten por la auto publicación.

¿Pueden mejorar una obra ya escrita las indicaciones o “correcciones” de un(a) editor(a)?

En lo formal quizás sí, en lo ortográfico, la tipografía y cosas menores, sí. ¿En el estilo del autor(a)? Puede que sí y puede que no, dependerá de muchos factores que tal vez vayan más allá de lo exclusivamente estilístico. Cada autor(a) tiene su impronta de escritura y motivos profundos sobre los temas que trata, por lo que no siempre es fácil involucrarse en la edición de un texto. Imagínense un(a) editor(a) que hubiese pretendido meter mano al Ulises de James Joyce o a Umbral de Juan Emar, obras de alta complejidad. ¿Qué habría resultado? La edición de un libro puede ser un acierto o un desacierto. Es el riesgo de publicar. Los límites a un editor serán siempre discutibles, pero en general necesarios, lo importante es la sinceridad y claridad en la relación editor-autor.

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Fallece el poeta Efraín Barquero (1931-2020)

BLOG

Fallece el poeta Efraín Barquero (1931-2020)

En 2008 se entregó el Premio Nacional de Literatura al poeta Efraín Barquero. El jurado expresó, en aquella ocasión, que basó su decisión “tomando en cuenta la hondura, la calidez y la coherencia de una poesía afincada en los sentimientos más profundos del ser humano. Barquero refleja en su poesía un sentir de la identidad chilena y latinoamericana; resulta así un continuador, con otro lenguaje, de la obra de nuestros poetas mayores, Gabriela Mistral y Pablo Neruda” (…) “Se trata de un poeta inconfundible, campesino y universal. Es, por la calidad y la envergadura de su obra, uno de los poetas chilenos vivos de mayor significación literaria”.

Efraín Barquero nació en Piedra Blanca, Curicó, el año 1931. Entre sus libros podemos mencionar La Piedra del Pueblo (1954); La Compañera (Edición definitiva en 1969); Enjambre (1959); El Pan del Hombre (1960); El Regreso (1961); Maula (1962); Poemas Infantiles (1965); El Viento de los Reinos (1967); Epifanías (1970); El poema negro de Chile (1974-1976); Bandos marciales (1974); La mesa de la tierra (1998); Antología (2000); El poema en el poema (2004). Cronológicamente, se lo sitúa en la generación del 50, la misma de Armando Uribe, Carlos de Rokha, Jorge Teillier, Stella Díaz Varín, Ennio Moltedo, Eliana Navarro, Rolando Cárdenas, Raquel Jodorowsky, Pedro Lastra y Enrique Lihn, entre otros.

Durante el gobierno de la Unidad Popular, ejerció como agregado cultural en Colombia. Tras el golpe militar, estuvo exiliado en México, Cuba y Francia, donde finalmente se radicó.

En su primer libro La piedra del pueblo, el poema “El pan” define claramente la línea conductora de lo que será todo su trabajo posterior: la integración mística del poeta con la naturaleza y sus elementos esenciales, así como con los que el hombre va creando con ellos, o parte de ellos, donde también asume las penurias del pueblo.

 

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Las censuras a Gabriela Mistral

BLOG

Las censuras a Gabriela Mistral

Cuando se nombra a Gabriela Mistral, las personas suelen evocarla, generalmente, en su relación con la poesía donde los protagonistas son los niños. Un caso de ello son las rondas famosas a nivel mundial y enseñadas incluso en los colegios. Por años ha sido encasillada en esa temática poética, además de resaltar algunos de sus poemas místicos o cercanos a una connotación religiosa. Poco o nada se dice de sus poemas con ribetes eróticos y amatorios, que no son los menos. Aunque muchos puedan negarlo, el sexo es parte importante de la obra mistraliana. Como bien plantea el ensayista Eduardo Vassallo, en su libro La carnicería de Gabriela Mistral, durante años se ha impuesto lo que él llama la “lectura fiscal” de Gabriela Mistral, despojándola de su esencia de mujer total en su dimensión carnal y espiritual.

“Poco o nada se dice de sus poemas con ribetes eróticos y amatorios, que no son los menos. Aunque muchos puedan negarlo, el sexo es parte importante de la obra mistraliana”.

Compromiso social y político

Por otro lado, otro tanto sucede con sus textos en prosa, artículos y columnas de opinión publicadas en distintos diarios de Chile y el extranjero, donde se destaca, además de la calidad de su prosa, su compromiso social y político a favor de los más desposeídos. Incluyendo, por ejemplo, una defensa de Sandino y críticas a las políticas de Estados Unidos en Latinoamérica. El pensamiento crítico de la poeta, aunque se diga lo contrario, ha sido censurado por décadas en universidades y colegios, incluyendo a especialistas en su obra, pretendiendo convertirla solo en una especie de maestra inmaculada (en el sentido religioso) ajena a todo conflicto y compromiso social. De acuerdo con Vassallo, esto sucede porque Gabriela Mistral ha sido elegida por el Estado como una especie de símbolo conciliador, un modelo público y privado ajeno a los conflictos y a los defectos. Preguntado por qué razón cree que se la eligió a ella para esto, responde:

“Si se detiene en Vicuña Mackenna con la calle Curicó, se encuentra con la “Caja de Compensación Gabriela Mistral”, si da la vuelta, en una calle corta, se puede tratar una muela en la “Clínica Odontológica Gabriela Mistral”; en la botillería más cercana puede comprar un “pisco Mistral”, un poco más allá un “cuaderno Mistral” para ir luego a la “Universidad Gabriela Mistral”. ¿Qué significa esto? Que finalmente se ha logrado la oferta de su imagen. Es decir, hasta el mundo privado de los negocios ha traficado con su imagen por el lustre que ella significa –reduciéndola a logo– para sus intereses financieros y de lucro, con total beneplácito del Estado, quien demuestra suma habilidad para recaudar IVA a través de esta “mercancía”. No hay que olvidar que Gabriela Mistral proviene del interior del espacio estatal, es casi su creatura. Es presa del símbolo de la pobreza revertida por medio de la educación pública, una de las grandes políticas de Estado de fines del siglo XIX y comienzos del XX, tan perceptible, por ejemplo, en la llamada Escuela Normal; digamos que es la graduada más ilustre de toda esa gran tarea que tanto benefició a Chile”.

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl

Para escribir un libro, ¿basta la inspiración?

BLOG

Para escribir un libro, ¿basta la inspiración?

Cuando alguien escribe un libro, un poema, un cuento o un pensamiento, se le suele decir: “Te inspiraste”. Entendiendo esto último por un momento inesperado donde a un(a) escritor(a) le vienen a la mente sentimientos o sensaciones que lo llevan a crear un texto que refleje aquellos sentimientos (nostalgia, amor, dolor, alegría, etc.). Pero en el caso de que se desee publicar un libro con aquellos motivos, convirtiéndolos en historias, ya sea narrativas o poéticas, surge la pregunta: ¿Basta con la inspiración?

“Si no se considera una planificación, se suelen cometer errores o incoherencias, por ejemplo, en la trama. Por lo tanto, en este sentido, no basta la inspiración, se debe planificar el texto y, sobre todo, una vez finalizado, ejecutar un trabajo de revisión riguroso”.

Para escribir un libro, si bien esos momentos de inspiración suelen suceder, es fundamental el trabajo que se realice durante y después de la escritura del texto. En la etapa de desarrollo del escrito, si bien cada persona posee su propia metodología de escritura, existen procesos que deben ser considerados permanentes, como es la planificación del trabajo. Es decir, tener claro qué se quiere contar, la caracterización de los personajes, los escenarios, la trama central y las adicionales si las hubiera, entre otros aspectos a definir. Si no se considera una planificación, se suelen cometer errores o incoherencias, por ejemplo, en la trama. Por lo tanto, en este sentido, no basta la inspiración, se debe planificar el texto y, sobre todo, una vez finalizado, ejecutar un trabajo de revisión riguroso.

Otro aspecto es el gramatical. Tras haber finalizado el proceso de escritura SIEMPRE es necesario realizar un trabajo de edición, donde se revise la sintaxis y ortografía. Porque una buena historia debe ser narrada de buena manera, con frases bien construidas y claras. Incluso cuando se intenta una literatura con quiebres gramaticales y formas experimentales es necesario hacerlo correctamente. Inspiración sin trabajo no es el camino íntegro, trabajar los textos antes de darlos a conocer al público es la manera de asegurar un buen producto final, independiente de la temática o género literario que se practique.      

¡Comparte lo que te gusta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Ubicación

Av. Libertador Bernardo O’Higgins 1302, oficina 70. Metro Estación Moneda. Santiago, Chile.

Contáctanos

WhatsApp: +56 9 7660 8108 — +56 9 6550 7498

contacto@estrofasdelsur.cl